BRUXELLES, points de vue: Quelle Ville voulons-nous construire?

Yeux_2*Pecha Kucha, en japonais, c’est « Le bruit de la conversation » 

Les soirées PechaKucha ont été conçues comme un format de présentation qui permet à plusieurs créateurs  de présenter leur travail en public. PechaKucha est fondée sur un format original : chaque intervenant présente 20 images, chacune projetée pendant 20 secondes, soit 6 minutes 40 secondes de présentation. Nous vous proposons une soirée Pecha Kucha créative et …politique.Avec :
Caroline DESIR, Fadila LAANAN, Philippe CLOSE, Jean SPINETTE, Ariane HERMAN, Alain HUTCHINSON

 

La Région a 20 ans, bel âge pour se rêver un projet d’avenir. Quelle Ville voulons-nous construire?

La soirée sera animée par Mousta Largo.   JEUDI 28 MAI 20H _ MAISON DU PEUPLE DE SAINT GILLES _ PARVIS DE SAINT-GILLES

Deja un comentario

Archivado bajo Opinión

“las elecciones europeas no es defender los intereses nacionales sino de la defensa de unos ideales políticos sin fronteras”

Entrevista con Dan Jørgensen, cabeza de lista del Partido Social Demócrata danés

Dan Jørgensen, cabeza de lista del Partido Social Demócrata danés

Dan Jørgensen, cabeza de lista del Partido Social Demócrata danés

A veces se tiene la impresión y no porque falten motivos, de que el Parlamento europeo es una cámara repleta de viejas glorias. La edad media de los europarlamentarios es 57 años y caminando entre los pasillos de este imponente edificio, alguno podría pensar que la historia viviente de esta nuestra Europa respira en estas paredes. 

 

Es extraño encontrar a un joven parlamentario, de la quinta del 75 que con 29 años y sin un pasado político aterrizar en el parlamento como Vice-Presidente del Comité de medioambiente y ahora, a sus casi 34 se convierte en el cabeza de lista de los socialistas daneses de cara a las elecciones del 7 de junio del 2009.

En periodo pre-electoral me recibe en su despacho del Parlamento para  hablar de él, de qué es lo que ha llevado a la política y de cómo ve Europa.

P: ¿Qué es lo que te llevó a presentarte por primera vez a estas elecciones?
R: Empecé en política en el 2004 y la razón que me llevó a presentarme como candidato para el Parlamento Europeo fue el medio ambiente. Era consciente de que si quería hacer algo tenía que ser aquí, desde donde se decide la mayoría de la legislación medioambiental.

P: ¿Cómo viviste tu primer mandato en el Parlamento? ¿Tus compañeros de Cámara te veían como de otro planeta?
R: Muchos de los mayores me veían como algo extraño. Pero yo pienso que es normal que haya parlamentarios jóvenes. Lo ideal sería una combinación entre gente con experiencia y gente joven porque sin jóvenes se pierde parte de la innovación.

Además, antes de ser parlamentario había realizado unas prácticas en el grupo por lo que antes de empezar mi trabajo como político, tenía el conocimiento técnico necesario para poder trabajar con holgura. Muchos de los parlamentarios que aterrizan en el Parlamento anteriormente han sido Ministros y están acostumbrados a tener grandes gabinetes para realizar su trabajo diario y les cuesta acostumbrarse al ritmo de aquí donde mucho del trabajo lo tienes que hacer tú mismo. Además, muchos de ellos tienen dificultades en entender que aquí tu voto, ya hayas sido Ministro o Primer Ministro, vale igual que el de cualquier otro.

P: ¿Cuál es tu lectura de la actual crisis o de las actuales crisis?
La crisis puede ser una oportunidad en el sentido de que tenemos que encontrar la manera de salir de ella y para ello se pueden tomar decisiones que pueden permitir reconstruir el sistema sobre otras bases. Esto lo debemos hacer desde la responsabilidad. Lo que hemos vivido ha sido la explotación de un sistema que estaba enfermo.

P: Y hablando de medio ambiente, tu especialidad…
R: Medio ambiente y cambio climático van unidos. Se han hecho cosas, se necesitan acuerdos internacionales y lo que está claro es que necesitamos una mirada global. En este momento, en lo que se refiere a cambio climático, ya no estamos en una fase de prevención sino de mitigación de sus efectos porque es demasiado tarde.

P: ¿Qué se puede aprender de Dinamarca para salir de esta crisis?
R: En Europa nos encontramos con dos concepciones del sistema laboral muy diferenciados. En un extremo está el sistema inglés, muy flexible que es muy positivo para las empresas pero que obvia el aspecto social. Por otro lado tenemos sistemas proteccionistas que no son buenos para la competitividad de las empresas y que son proteccionistas en lo social. El sistema danés aúna lo mejor de ambos sistemas: flexitrabajo o flexisecuridad. Por una parte es un sistema muy flexible tanto para las empresas como para el sector del trabajo pero esa flexibilidad está soportada por fondos públicos. Al mismo tiempo esta flexibilidad laboral está acompañada por una política muy activa de empleo.

“los españoles y los daneses tenemos un sentido del humor muy similar”

P: ¿Cómo son las relaciones entre los socialistas daneses y los españoles en el Parlamento?
R: Tenemos muy buenas relaciones. La delegación española es una de las más activas en todo tipo de políticas. Además, los españoles y los daneses tenemos un sentido del humor muy similar aunque a veces existan barreras ligüísticas. Además, miramos con atención las políticas llevadas a cabo por el Gobierno de Zapatero especialmente en lo que se refiere a políticas de igualdad.

P: ¿Recurrentemente se habla de déficit democrático en Europa. Qué dirías a los votantes?
R: Las reformas de las instituciones no es el problema clave. Hay que conseguir que la gente se interese más por lo que ocurre aquí. Los diputados nacionales y los europeos tenemos que acercarnos.

Tenemos que hacer entender a los ciudadanos que en las elecciones europeas no se trata de defender los intereses nacionales sino de la defensa de unos ideales políticos sin fronteras.

Patricia Lamas Sánchez

Deja un comentario

Archivado bajo Opinión

Campaña ‘Europeas 2009’ — nuestro granito de arena

cartel elecciones europeas

Cartel elecciones europeas 7-J

 ¿Qué queremos ver en el programa electoral del PSOE para las europeas? ¿Qué valor añadido puede aportar una agrupación en el exterior? 25 compañeros de Bruselas han colaborado en esta tarea. Fernando Sánchez Amillategui ha coordinado nuestra contribución al programa electoral. Progres@ habló con Fernando en la cafetería del Parlamento europeo.

Génesis: ¿Por qué hicimos este trabajo?
Fue una decisión de la agrupación local. Tras el éxito de nuestra contribución a la campaña electoral del año pasado (véase artículo 15 de octubre 2008 en https://progresabruselas.wordpress.com) coordinada por Julio Guzmán, pensamos que como agrupación exterior podemos aportar mucho valor añadido al programa electoral para las europeas.

Creo que tenemos una gran capacidad para generar ideas.  Además, la agrupación de Bruselas está muy en contacto con las políticas europeas, es nuestro pan de cada día. No me refiero sólo a los que trabajamos en las instituciones europeas, sino también a los que están en la empresa privada. Hay que aprovechar estos conocimientos.

¿Cómo hemos trabajado?
Hemos colaborado unos 25 compañeros. Yo siempre he dicho que un voluntario vale mil mercenarios. Cada uno se apuntó a uno de los seis subgrupos, en función de su experiencia e interés personal.

Los subgrupos trataron los temas siguientes: política internacional, economía, sociedad del conocimiento, medio ambiente, participación ciudadana y Europea social.

Trabajaron todos de manera bastante autónoma. ¡Y rápida! Nos propusimos un calendario muy ambicioso y lo hemos cumplido. Empezamos a mediados de febrero y entregamos el documento final unas cinco meses más tarde.

Lluvia de ideas
Al principio fue puro brainstorming, es decir libre generación de ideas. Fue una fase muy fructuosa y multidimensional que llegó más allá de las ideas clásicas del partido. Había incluso demasiadas ideas. Después hubo que concretizar, tocar tierra.

Choques y generosidad
Los componentes de los diversos grupos tenían experiencias amplias y sobre todo mucho carácter. Hubo divergencias, por supuesto, pero también mucha generosidad y una gran voluntad de escuchar al otro.

La experiencia me resultó muy estimulante. Empezamos por estructurar los problemas existentes y luego estudiar las soluciones posibles, echando mano a menudo a las ideas de otros partidos europeos.

Internacionalismo y espíritu JFK
En los grupos percibí lo que llamaría un ‘espíritu Kennedyiano’ – no ¿qué puede hacer la UE por mí país? sino ¿qué podemos nosotros hacer por crear una Europa mejor? En lugar de propuestas tipo ‘¿cómo puede España mamar más de la urde europea?’, se respiraba un aire más internacionalista.

Rendez-vous con Caldera, un peso pesado
Tras varias reuniones de los diferentes coordinadores para ordenar nuestras ideas, tuvimos la reunión estrella con Jesús Caldera. 

Caldera vino en calidad de representante nacional de la preparación del programa electoral y de también de los think tanks españoles. Fue una ocasión privilegiada para intercambiar nuestras ideas con un peso pesado político.

Él se reunió con todos los colaboradores. Expusimos una síntesis de nuestras ideas generales y a continuación Caldera expuso los tres bloques del programa del partido – la UE en el mundo, la Europa social, y la economía (para sorpresa de algunos, ¡el tratado de Lisboa no figura entre las prioridades ni del partido ni del ciudadano de a pie de Vallecas!).

El intercambio y el diálogo fueron muy positivos y el espaldarazo de Caldera nos dejó a todos muy contentos. Resultó muy estimulante que tal figura del partido venga a escuchar a los militantes de base.

Ultimando el trabajo
Con el aval de Caldera en el bolsillo, sólo nos quedó bajarnos de las nubes y darle estructura a la multitud de ideas encima de la mesa.

Mi trabajo – con la ayuda de Carmen Madrid, Carlos Ortiz, Gabriela Hernández y Julio Guzmán – fue de traducir todo eso en unas 14 fichas concretas. Luego tuvimos una asamblea general para discutirlo todo con los militantes, aportando ideas y correcciones hasta el último momento. Recibimos la aprobación unánime de la asamblea.

¿Cuáles fueron nuestras propuestas?
No hemos sacado ningún conejo de la chistera. Nuestras ideas están en sintonía con la realidad europea. Por ejemplo…

Europa en el exterior
El tema clave ha sido el refuerzo del multilateralismo, o sea lo que ha faltado en este último periodo ‘imperial’. Hemos identificado como imprescindible la renovación de las instituciones multilaterales, resaltando su misión de paz, de diálogo y de defensa de nuestros valores. Somos optimista – creemos que es el viento que corre con la llegada de Obama.

La economía y la crisis
La gestión de la crisis es fundamental para los votantes. Es una cuestión no sólo económica sino de gran calado, de cómo organizamos nuestra sociedad. Pensamos que la UE debe acordarse de sus trabajadores, invertir en su capital humano.  Hay que proteger nuestro modelo social – homogenizar vale, pero no si eso significa el denominador común más bajo. No queremos participar en ninguna carrera hacia el fondo.

La ciencia – un recurso inagotable
Para salir de la crisis hay que apoyar la sociedad del conocimiento. Tenemos que transformar el mapa productivo y producir más con menso impacto ambiental. Eso depende del único recurso inagotable de la tierra – el pensamiento humano.

Evidentemente, todos los temas que tratamos están interconectados. Afortunadamente, ningún grupo ha perdido la visión de conjunto, lo cual facilitó muchísimo mi tarea.

¿Optimista cara a las elecciones?
El gobierno no son los Reyes Magos. No pueden sacar su varita mágica para solventar la crisis.

Estas son unas elecciones muy importantes. Es una ocasión para que el gobierno mande un mensaje fuerte de cómo vamos a salirnos de la crisis. Un discurso que debe continuar durante la presidencia española en 2010.

Tenemos la serte de tener un candidato muy bueno en López Aguilar. Ahora bien, me temo que la participación no será muy alta, ya que los europeos siguen viendo la UE como algo muy lejano. No será porque no lo hemos intentado nosotros. Crucemos los dedos…

La contribución al programa electoral se puede leer en Contribución PSOE Bruselas elecciones europeas

 
Fernando tomó café con Tom Morgan

 

2 comentarios

Archivado bajo Opinión

Desafíos de la nueva política internacional

bushNo resulta fácil enfrentarse a la herencia de George W. Bush y a toda una época de excesos políticos, económicos y militares derivados de una concepción triunfalista y eufórica de la caída del enemigo ideológico y después de cincuenta años de enfrentamientos en todas las áreas de la política económica, social, e internacional.

Afirmar que la herencia recibida no ha sido otra que un mundo en crisis no es una novedad, es una constatación. Una crisis política y económica global que pasará a la historia como la “locura de unos pocos” y la complicidad de muchos. Un desequilibrio que tiene su origen con la desaparición del mundo bipolar, y su fin, en el triunfo de un exceso sobre otro. Frente al desvanecimiento del socialismo real a finales de los años ochenta se alzó la fe ciega en un capitalismo reaccionario, insolidario y fundamentalista, que bajo las señas de un neoliberalismo político, económico y social, generó el espejismo de un crecimiento y bienestar económico perpetuo y el fin de las ideologías que no fueran otras que las del utilitarismo egoísta del Siglo XVII.

El fracaso del mundo comunista aupó al neoliberalismo democrático, pero las preguntas a las que la izquierda pretendía dar respuesta siguieron planteadas. El liberalismo invadió todo el campo ideológico y monopolizó el llamado “pensamiento único” en el que las ideologías ya no eran necesarias y eran sustituidas por el pragmatismo económico y el ejercicio unilateral del poder. Mientras el corto plazo sustituyó al largo plazo, el egoísmo, la codicia y la especulación suplantaron los valores tradicionales en los que se fundamentaba la ética calvinista del capitalismo: el trabajo bien hecho, el esfuerzo y el sacrificio del ahorro y su recompensa. obama_1201801546

Vigilante del nuevo paradigma, el poder militar hegemónico impuso sus nuevos valores ideológicos y desarrolló una política exterior dirigida por los criterios de unilateralismo y desprecio al Derecho Internacional, en la que la imposición se impuso a la negociación y la confrontación al acuerdo. Pero la historia ha demostrado que el mundo no es unidireccional y que los ajustes uniformizadores siempre terminan fracasando puesto que todo cambio en un polo genera una reacción y reajuste en el otro. El olvido de este sencillo principio ha sido el origen y, al mismo tiempo, la causa de esta crisis.

La elección de Obama -negro, demócrata y multiculturalista- como el sustituto del último representante del pensamiento dominante simbolizado por Bush, un wasp (white anglo saxon protestant), -blanco, conservador y uniformista–unido a los excesos desastrosos del capitalismo neoliberal en un mercado globalizado mundial regido por la ley de los fuertes que ha generado un crecimiento económico depredador, especulativo y virtual, sustentado sobre el engaño, la mentira y la pasión ciega por la riqueza a cualquier precio, abre expectativas de cambios futuros.
Sigue leyendo

1 comentario

Archivado bajo Opinión

“El 7 de junio nos jugamos el futuro. La Unión Europea es nuestro entorno económico y político natural”

 

María Muñiz

María Muñiz

 

Entrevista a María Muñiz, Candidata al Parlamento Europeo 

María es además de europeísta, una candidata con un profundo conocimiento de las instituciones europeas y de las relaciones internacionales. Es doctora en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid, con una tesis sobre la cooperación al desarrollo con América Latina en la política exterior de la España democrática, y diplomada en Comunidades Europeas por la Escuela Diplomática, lleva trabajando desde hace 14  años en distintas instancias del Parlamento Europeo, lo que le ha aportado una visión global de la institución.

Asimismo, desde su llegada a Bruselas, su actividad política ha sido intensa, ya que desempeñó la tarea de Secretaria de Organización de la Federación de Europa del PSOE y fue candidata en la lista del alcalde socialista Freddy Thielemans al ayuntamiento de  en representación de los españoles en Bruselas en el año 2006.

“Europa es una construcción dinámica al servicio de las personas”

Percibe la política como un instrumento para mejorar el marco social en el que nos desenvolvemos como ciudadanos, y con respecto a Europa, tiene la seguridad de que “una vez conseguida la unión económica y monetaria, tenemos que seguir avanzando en la Europa política y sobre todo en la Europa social. Europa es una construcción dinámica al servicio de las personas“. Según María, “hemos pasado de lo que se llamó La Europa de los mercaderes en los tiempos en los que se trataba básicamente de construir un mercado único, en los que los ciudadanos sólo se contemplaban en los tratados como trabajadores, en tanto que agentes del mercado interior, a la Europa de los ciudadanos en la que las políticas europeas se dirigen a todos, el ejemplo más visible es el de los estudiantes con el programa el ERASMUS  y el proyecto de Bolonia”.

Al mismo tiempo, en su empeño por defender la Europa social, apuesta por un nuevo modelo de crecimiento, asegurando que el objetivo del PSOE es “contribuir desde el Parlamento Europeo a la refundación del sistema financiero internacional  con una regulación que alcance a todos los actores del mercado y sus distintas actividades, apoyaremos el fin de los paraísos fiscales, trataremos de impedir los blindajes en las empresas con capital público, y combatir el modelo conservador que nos ha llevado a la crisis, basado en el predominio de los mercados financieros sin control,  una jornada laboral de 65 horas, el despido barato y en la disminución de la inversión pública y del gasto social”. Frente a aquellos que preconizan la liberalización masiva, María insiste en defender lo público puesto que “es precisamente lo único que puede proteger a los trabajadores de un sistema que, sin control político, es predatorio.”

Entrando en el debate sobre la Europa Social Ciudadana, María destaca la proximidad del PSOE a la ciudadanía “por principio, pero también en la práctica, ya que nuestros programas electorales se elaboran con aportaciones de los colectivos sociales. Es por ello que estamos en la red -en referencia a la red activistas del PES-, no porque está de moda o coyunturalmente en periodo electoral, sino en permanencia.

Asimismo estamos en contacto con sindicatos, ONG y asociaciones y colectivos ciudadanos; también tomamos el pulso a la ciudadanía europea desde nuestra pertenencia al Grupo Socialista Europeo, donde todos somos miembros del Partido de los Socialistas Europeos y de la Internacional Socialista; a diferencia del batiburrillo de conveniencia del PPE donde comparten espacio euroescépticos británicos, populistas berlusconianos, democristianos tradicionales….” Asimismo, mientras defiende la proximidad ciudadana del PSOE no puede evitar hablar de Mayor Oreja, “quien ha dicho que el franquismo fue un periodo enormemente placentero, que representa a la vertiente más conservadora de su partido, que en el Parlamento Europeo sólo ha hablado de terrorismo e inmigración  normalmente para criticar las políticas del gobierno de España y de quien no creo que tenga un oído ni una oreja para escuchar a los jóvenes, a los emprendedores, a las mujeres, a los trabajadores en dificultades o a los creadores.”

María es consciente de la importancia de Europa en la vida diaria de los ciudadanos, ya que, como ella misma afirma, “la Unión Europea es nuestro entorno económico y político natural: el 75% de nuestras exportaciones se dirige a la UE, el 65% de nuestras importaciones procede de la UE; el 90% de la inversión extranjera en España es europeo, y políticamente, en la  UE se decide hasta el 70% de las normas que se nos aplican a los ciudadanos todos los días”.

Su seguridad y europeismo le hacen defender la importancia de un debate europeo y no de una campaña en clave de política nacional. María afirma que sale a hacer campaña hablando de Europa, al contrario que la derecha, que intenta hurtar el verdadero debate “porque no tienen un proyecto para Europa más allá de la crítica cerril y machacona a la política del gobierno de España”. Cree que hablar de la situación nacional no perjudicaría al PSOE, puesto que “el balance y la trayectoria del Gobierno son buenos, pero por respeto a la ciudadanía debemos, ahora, presentar y dar a elegir libremente entre los distintos modelos que tenemos para la UE”.

“las soluciones socialistas se basan en dotar de una dirección política a la actividad económica”

Dentro de su exposición europeísta, no duda en entrar de lleno en el debate sobre la crisis económica, financiera y laboral internacional, haciendo una clara defensa del modelo social europeo para así “defender de la crisis a los más vulnerables con políticas de gasto público tanto orientado a la inversión para contribuir a aliviar el desempleo, como para dar cobertura social a los desempleados y a los colectivos que se encuentran más desasistidos: las mujeres trabajadoras, los jóvenes con empleos precarios, los emprendedores sin ayudas, así como los estudiantes, que necesitan becas dignas.” La candidata afirma que “las soluciones socialistas se basan en dotar de una dirección política a la actividad económica, de regular políticamente el mercado que, como se ha demostrado, no se autorregula, para lo que proponemos, en primer lugar, un gran pacto para superar la crisis e impulsar un nuevo modelo de crecimiento altamente productivo que apueste por sectores innovadores, medioambientalmente sostenible, que genere empleo de calidad y protección social en el mayor respeto a los derechos sociales y sindicales.”

Es la numero diecinueve en la lista del PSOE, su espejo en la lista popular es José Ignacio Salafranca, según ella, es “un diputado experimentado, con una trayectoria seria, sobre todo en los temas relacionados con América Latina. Su problema es el proyecto que tiene que defender, puesto que las posiciones del PP(E) son difícilmente sostenibles en muchos terrenos y debilitan la credibilidad de quienes las defienden”. Por ejemplo, se asombra de que, Salafranca, portavoz del PPE en la Comisión de Asuntos Exteriores, haya ridiculizado, -siguiendo consignas del PP- la Alianza de Civilizaciones, que es una estrategia de diálogo adoptada por Naciones Unidas, de que votase contra el informe del Parlamento Europeo que condenaba los vuelos de la CIA a prisiones ilegales, o que se haya opuesto en informes sobre derechos humanos, a los derechos de las mujeres de los países en desarrollo a la salud reproductiva, que están incluidos en los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

“Aguilar: es intelectual y políticamente brillante”

Al hablar sobre las listas, no deja de lado Juan Fernando López Aguilar de quien resalta la brillantez como rasgo particular: “es intelectual y políticamente brillante. Sólo hay que escuchar alguno de sus discursos, que son de una coherencia implacable y de una intensa complejidad interna que él hace comprensible con un lenguaje riquísimo. Son brillantes su trayectoria política y su trayectoria académica, y además de eso, Juan Fernando tiene una sensibilidad artística como caricaturista y gran aficionado a la música, lo que hace aún más atractiva su personalidad.”

María se muestra segura de sí misma y con ganas de afrontar las elecciones europeas. Su capacidad de trabajo así como su autoexigencia la hacen no parar ni un segundo en la lucha por sus ideas, principios y valores, en la que seguramente hará frente, tras el siete de junio con dignidad y verdad, utilizando la única arma verdaderamente humana: la naturalidad.

Alejandro Jiménez García

 

Deja un comentario

Archivado bajo Opinión

El País Vasco se sigue debatiendo

El árbol de Guernica

El árbol de Guernica

Las últimas elecciones en el País Vasco y el resultado político salido de ellas ha sido histórico. Por primera vez en la democracia, un candidato no nacionalista, un socialista, Patxi López, se convierte en Lehendakari y lo ha conseguido con el apoyo de los populares y de UPyD (39 votos en total).  Así, el PNV de Ibarretxe se  quedó con tan sólo 35 votos (30 del PNV, 4 de Aralar y 1 de EA) insuficientes para liderar un Gobierno.

 

 

Desde los inicios de nuestra democracia hace ya 3 décadas, el País Vasco junto con  Cataluña se han diferenciado del resto del territorio español por haber guardado cierta continuidad con las elecciones del 36. El PNV  y Esquerra Republicana son los únicos partidos políticos que se presentaron a los comicios del 36 y que consiguen mantenerse en la España democrática post-franquista con una representación considerable. La fragmentación partidista que existía en la España republicana y que tuvo como consecuencia unos Gobiernos débiles y unas Cámaras difíciles de gestionar cambia completamente en el 77 gracias a la Ley electoral. Muchos partidos políticos terminan por desparecer y ciertas corrientes políticas terminan no encontrando su público entre una generación que en el 77 tan sólo un 10% había votado en las elecciones del 36; dicho de otra manera, 9 de cada 10 españoles votaban por vez primera  en el 77.

Los partidos nacionalistas vascos beben de las mismas fuentes y se originan con las corrientes políticas románticas del siglo XIX. La concepción identitaria basada en la etnicidad, la raza, una visión maniquea de la historia hace parte de la construcción de esta búsqueda de la identidad del pueblo vasco.

A diferencia de lo que ocurre en otras regiones, el electorado y los partidos políticos del País Vasco se generan en torno al clivage clásico de derecha izquierda pero a su vez estas opciones políticas se ven enfrentadas por los clivages de catolicismo/laicismo, centro/periferia, nacionalismo vasco/nacionalismo español. Los diferentes Gobiernos tanto centrales como del País Vasco han hecho que estas diferencias se radicalicen en vez de suavizarse y el trasfondo identitario, algo que en otras comunidades ha pasado a asumirse de una manera natural, en el País Vasco ha seguido siendo una prioridad política. De ahí que en el discurso de investidura de Patxi López tuviera que subrayar que él es vasco.

Pero estas elecciones quizás ponen de manifiesto el retroceso del voto nacionalista y sin querer hacer una lectura del mapa nacional, no puede dejar de mencionarse que las comunidades históricas del País Vasco y Cataluña están gobernadas por primera vez en la historia por socialistas, algo que no ocurría ni durante la II República. Así que estas comunidades que habían mantenido cierta continuidad con los partidos prefanquistas, ahora, por primera vez en la historia, se encuentran gobernadas por partidos pseudo-nacionales (digo pseudo-nacionales porque el PSC o el PSE-EE son partidos que han asumido la diferencia identitaria de estas comunidades con un gran grado de independencia).

¿Qué lectura se puede hacer de esto? Muchas son las críticas que han caído sobre el PSOE por pactar con el PP para sacar un Gobierno adelante aun siendo el PNV el partido más votado. Pero, ¿se debe hacer una lectura de política nacional y aplicarla al País Vasco? Por un lado, en este territorio, durante los últimos 30 años se han visto pactos de todos los colores, algo que sería impensable en cualquier otra parte de España. Igualmente, el tema identitario parece que es algo mucho más importante que la diferencia derecha/izquierda.

Quizás el resultado de estas elecciones ¿podría plantearse no como la pérdida de poder del PNV sino como una evolución de la sociedad vasca? En el sentido en que desde el nacimiento de los partidos nacionalistas la idea de autodeterminación/mayor autogobierno (las dos corrientes en el seno del PV) a día de hoy estas ideas han sido asumidas por todas las fuerzas políticas. La idea de la autodeterminación es algo más minoritario y cuando Ibarretxe lo planteó con su plan Ibarrexe se resolvió como un fracaso monumental. El programa de estas elecciones aparecía  pero en un muy segundo plano.

Si todos los partidos políticos asumen esta autonomía; si la demanda de más autogobierno se acepta como algo natural, quizás la sociedad vasca se ha planteado que ya no es tan necesario seguir con esa reivindicación de centro/periferia como la primera prioridad política y que lo que se necesita es empezar a mirar a otros temas.

En cualquier caso, el pacto PSOE-PP genera dudas, aprobaciones y como siempre en la política vasca, mucho debate.

Tenemos unas cuantas contribuciones que nos ayudan a entrar en el debate sobre este pacto entre el PSOE y el PP. ¿Oportunismo político o la necesidad de un cambio? ¿No respeto a la mayoría o arriesgarse como necesidad para dar un salto hacia adelante?

Hemos recibido diferentes respuestas al acuerdo alcanzado entre el PSE y el PP para gobernar.

Patricia Lamas Sánchez

Estas son algunas de las respuestas:

Participa en la encuesta

Deja un comentario

Archivado bajo Opinión, Política

El cambio en Euskadi

Óscar Rodríguez Vaz

Óscar Rodríguez Vaz

Después de 30 años de lehendakaris del Partido Nacionalista Vasco y de una presencia ininterrumpida de dicho partido en el poder, el cambio llega a Euskadi.
 
Si a alguien le quedaban aún dudas sobre los motivos que han propiciado la alternancia en el Gobierno vasco, la intervención del martes 5 de Mayo de quien aún era lehendakari de Euskadi, Juan José Ibarretxe, se las habrá despejado de raíz. Posiblemente, ningún otro interviniente en la sesión de investidura lograra transmitir con tanta nitidez el por qué del acuerdo firmado entre el Partido Socialista de Euskadi (PSE-EE) y el Partido Popular del País Vasco (PP) para hacer a Patxi López lehendakari. Escuchando los razonamientos de Ibarretxe, cualquier ciudadano vasco o español que dudara sobre la conveniencia del acuerdo, habrá concluido que el acuerdo para el cambio era del todo punto inevitable. 
 
Porque el candidato del PNV centró todo su discurso en un doble eje: la deslegitimación permanente de los resultados electorales – recordando demasiado la teoría conspirativa que se urdió contra José Luis Rodríguez Zapatero tras la pérdida de poder por parte del Partido Popular después de los atentados del 11 de marzo – y en el tratamiento de quienes formaremos el nuevo Gobierno Vasco como extranjeros en nuestra propia tierra. Así pues, y teniendo en cuenta lo dicho, ha quedado demostrada la inevitabilidad del acuerdo entre quienes hemos sido objeto de dicho tratamiento – socialistas y populares –, por encima de nuestras numerosas diferencias.  
 
Hay muchos ciudadanos, tanto en Euskadi como en el resto de España, que aún no conciben en qué consistirá el cambio que prometemos en el acuerdo que los socialistas hemos firmado con el PP. Pero al margen de lo que en la letra del acuerdo se dice, se habrán terminado de convencer de que los argumentos esgrimidos por el PNV y su candidato, Ibarretxe, hacen necesario el cambio. En cualquier caso, el acuerdo suscrito entre socialistas y populares, no refleja ninguna de las barbaridades que se han dicho sobre él.
 
En cualquier caso, el cambio está ya, en gran medida, consumado. Hay muchísimas cosas – casi todo – por hacer, pero no se puede quitar importancia a lo que ya se ha hecho: pasar de la realidad a los hechos, pasar de la teoría a la práctica, decir lo mismo desde el Gobierno que desde la oposición, pasar de predicar el cambio a llevarlo a buen puerto. Porque el nuevo lehendakari, Patxi López, consciente de su victoria en la sesión de investidura celebrada el martes 5 de mayo, empleó los mismos argumentos que defendía mientras era oposición: acuerdo entre diferentes desde el respeto a las distintas identidades y necesidad de unir a la sociedad vasca. De forma que hoy más que ayer, ambas premisas tienen más visos de convertirse en realidad, ya que no es la misma la capacidad de transformación de quien está al frente del gobierno, que la de quién lo está al frente de la oposición. 

Más allá del contenido concreto del acuerdo entre PSE-EE y PP y de lo que nos depare la acción del nuevo gobierno en el futuro, es muy necesario resaltar este cambio que ya se ha producido, es decisivo. Porque el pasado martes, el nuevo lehendakari, Patxi López, se vio obligado a hacer algo impensable en cualquier otra región europea: reivindicar su condición de ciudadano de su tierra. Después de 30 años de autogobierno en democracia en Euskadi – el mayor periodo en nuestra historia de forma ininterrumpida –, que alguien tenga que reivindicar su condición de vasco, supone un hecho grave y preocupante. Algo habremos hecho mal. Todos tenemos que hacer nuestra propia reflexión, pero especialmente aquellos que, como decía al principio, no han conocido otra cosa que el gobierno en estos 30 años.

Creo sinceramente que es muy necesario que, en pleno siglo XXI y en la región con unas cotas de autogobierno desconocidas en cualquier otra comunidad o región de Europa, nos sacudamos muchos de los mitos y de las categorías mentales con las que algunos aún parecen funcionar. Y el cambio que acaba de empezar es vital para lograrlo.

Óscar Rodríguez Vaz
Parlamentario Vasco
Secretario General del Grupo Parlamentario Socialistas Vascos
Euskal Sozialistak

 

1 comentario

Archivado bajo Opinión