El País Vasco se sigue debatiendo


El árbol de Guernica

El árbol de Guernica

Las últimas elecciones en el País Vasco y el resultado político salido de ellas ha sido histórico. Por primera vez en la democracia, un candidato no nacionalista, un socialista, Patxi López, se convierte en Lehendakari y lo ha conseguido con el apoyo de los populares y de UPyD (39 votos en total).  Así, el PNV de Ibarretxe se  quedó con tan sólo 35 votos (30 del PNV, 4 de Aralar y 1 de EA) insuficientes para liderar un Gobierno.

 

 

Desde los inicios de nuestra democracia hace ya 3 décadas, el País Vasco junto con  Cataluña se han diferenciado del resto del territorio español por haber guardado cierta continuidad con las elecciones del 36. El PNV  y Esquerra Republicana son los únicos partidos políticos que se presentaron a los comicios del 36 y que consiguen mantenerse en la España democrática post-franquista con una representación considerable. La fragmentación partidista que existía en la España republicana y que tuvo como consecuencia unos Gobiernos débiles y unas Cámaras difíciles de gestionar cambia completamente en el 77 gracias a la Ley electoral. Muchos partidos políticos terminan por desparecer y ciertas corrientes políticas terminan no encontrando su público entre una generación que en el 77 tan sólo un 10% había votado en las elecciones del 36; dicho de otra manera, 9 de cada 10 españoles votaban por vez primera  en el 77.

Los partidos nacionalistas vascos beben de las mismas fuentes y se originan con las corrientes políticas románticas del siglo XIX. La concepción identitaria basada en la etnicidad, la raza, una visión maniquea de la historia hace parte de la construcción de esta búsqueda de la identidad del pueblo vasco.

A diferencia de lo que ocurre en otras regiones, el electorado y los partidos políticos del País Vasco se generan en torno al clivage clásico de derecha izquierda pero a su vez estas opciones políticas se ven enfrentadas por los clivages de catolicismo/laicismo, centro/periferia, nacionalismo vasco/nacionalismo español. Los diferentes Gobiernos tanto centrales como del País Vasco han hecho que estas diferencias se radicalicen en vez de suavizarse y el trasfondo identitario, algo que en otras comunidades ha pasado a asumirse de una manera natural, en el País Vasco ha seguido siendo una prioridad política. De ahí que en el discurso de investidura de Patxi López tuviera que subrayar que él es vasco.

Pero estas elecciones quizás ponen de manifiesto el retroceso del voto nacionalista y sin querer hacer una lectura del mapa nacional, no puede dejar de mencionarse que las comunidades históricas del País Vasco y Cataluña están gobernadas por primera vez en la historia por socialistas, algo que no ocurría ni durante la II República. Así que estas comunidades que habían mantenido cierta continuidad con los partidos prefanquistas, ahora, por primera vez en la historia, se encuentran gobernadas por partidos pseudo-nacionales (digo pseudo-nacionales porque el PSC o el PSE-EE son partidos que han asumido la diferencia identitaria de estas comunidades con un gran grado de independencia).

¿Qué lectura se puede hacer de esto? Muchas son las críticas que han caído sobre el PSOE por pactar con el PP para sacar un Gobierno adelante aun siendo el PNV el partido más votado. Pero, ¿se debe hacer una lectura de política nacional y aplicarla al País Vasco? Por un lado, en este territorio, durante los últimos 30 años se han visto pactos de todos los colores, algo que sería impensable en cualquier otra parte de España. Igualmente, el tema identitario parece que es algo mucho más importante que la diferencia derecha/izquierda.

Quizás el resultado de estas elecciones ¿podría plantearse no como la pérdida de poder del PNV sino como una evolución de la sociedad vasca? En el sentido en que desde el nacimiento de los partidos nacionalistas la idea de autodeterminación/mayor autogobierno (las dos corrientes en el seno del PV) a día de hoy estas ideas han sido asumidas por todas las fuerzas políticas. La idea de la autodeterminación es algo más minoritario y cuando Ibarretxe lo planteó con su plan Ibarrexe se resolvió como un fracaso monumental. El programa de estas elecciones aparecía  pero en un muy segundo plano.

Si todos los partidos políticos asumen esta autonomía; si la demanda de más autogobierno se acepta como algo natural, quizás la sociedad vasca se ha planteado que ya no es tan necesario seguir con esa reivindicación de centro/periferia como la primera prioridad política y que lo que se necesita es empezar a mirar a otros temas.

En cualquier caso, el pacto PSOE-PP genera dudas, aprobaciones y como siempre en la política vasca, mucho debate.

Tenemos unas cuantas contribuciones que nos ayudan a entrar en el debate sobre este pacto entre el PSOE y el PP. ¿Oportunismo político o la necesidad de un cambio? ¿No respeto a la mayoría o arriesgarse como necesidad para dar un salto hacia adelante?

Hemos recibido diferentes respuestas al acuerdo alcanzado entre el PSE y el PP para gobernar.

Patricia Lamas Sánchez

Estas son algunas de las respuestas:

Participa en la encuesta

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Opinión, Política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s