¿Podrá gobernar un PSE-PP en el País Vasco?


Irene Moreno TapiaMi oposición al pacto PSE-PP atiende a tres razones:

La ideología. Los programas electorales de ambas fuerzas políticas son radicalmente opuestos (con escasas excepciones) de manera que el gobierno socialista difícilmente podrá gobernar. Ello es preocupante en el marco de la actual situación de crisis, puesto que el gobierno tendrá las manos atadas para adoptar medidas de corte socialista: o no contará con apoyo suficiente para adoptarlas o tendrá que descafeinarlas para poder seguir contando con el apoyo del PP (¿o acaso éste apoyará en Euskadi medidas que supongan incremento del gasto público pese a presentarse a las elecciones defendiendo lo contrario y mientras Rajoy pide contención en el resto de España?). En este punto, los términos del acuerdo alcanzado entre PSE y PP son, en unas ocasiones, demasiado vagos como para convencerme de lo contrario y, en otras, suficientemente explícitos como para reafirmarme en mi posición.

La coherencia. Ninguno de los dos partidos consideró este escenario en la campaña electoral, al menos no públicamente, por lo que se me antoja excesivo presumir que el apoyo de sus respectivos votantes alcanza este pacto. Además, interpretar, por una mera cuestión numérica, que los votantes del PSE y PP han pedido la alternancia equivale a considerar que todo el que votó al PSE o al PP se opuso, con su voto, al nacionalismo. Es ésta una interpretación frentista que hace flaco favor a la normalidad democrática en esa región y es incoherente con la posición declarada del PSE.

 Este pacto alimenta sobremanera el ego del PP, concediéndole el estatus de pieza clave para constituir el gobierno regional, precisamente cuando el PP nacional está pasando una crisis interna sin precedentes y el PP vasco ha perdido la confianza de nada menos que el 3% de su electorado. A la vista de la trayectoria del PP, ¿podemos confiar en que no retirará su apoyo en cuanto le convenga debilitar al PSE/PSOE? El acuerdo sólo le compromete a no presentar o apoyar una moción de censura, salvo en caso de incumplimiento del acuerdo (recordemos que el PP tiende a interpretar unilateralmente los incumplimientos de los pactos), y es de suponer que fuera de Euskadi el enfrentamiento irá a más.

No comparto la visión nacionalista de las cosas, pero considero democráticamente muy relevante que el PNV siga contando con el 38,5% del electorado. Mucho me temo que el PSE ha optado por priorizar el fin sobre los medios, buscando la foto histórica y fatalmente efímera de la investidura de un lehendakari no nacionalista por primera vez en treinta años. Los votantes del PNV hasta ahora exhaustos volverán a votar al PNV; los votantes del PSE desencantados dejarán de votar al PSE/PSOE; el PP no dudará en sacar tajada, caiga quien caiga.

Irene Moreno-Tapia

 

 

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Opinión

Una respuesta a “¿Podrá gobernar un PSE-PP en el País Vasco?

  1. Pingback: El País Vasco se sigue debatiendo « progres@

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s