“Las elecciones hacen que aumente el nivel de responsabilidad del político con respecto su militancia, ya que no basta con ganar en las urnas. Después hay que demostrar que uno es capaz de llevar a cabo lo prometido”


Entrevista a Virginia Bustos

 Virginia Bustos ha sido la otra candidata a la Secretaria General del PSOE Bruselas. Llegó a la agrupación hace algo más de cinco años y decidió dar el paso hacia una militancia todavía más comprometida. En esta su primera campaña, las urnas no le dieron la victoria y Progres@ ha querido hablar con ella para que nos cuente su experiencia electoral, su vivencia y cómo ve el futuro de la agrupación después de esta prueba democrática foto-virginia3

P: ¿Cómo has vivido la campaña? 

Pues mi primera campaña  la he vivido con muchísima intensidad, mucha ilusión y  mucha profesionalidad. He tenido a mi lado a un equipo fantástico que me ha planteado retos continuos, me ha mimado cuando era necesario y también me ha puesto las pilas en muchas ocasiones. Quiero darles las gracias. Ya lo he hecho en público y en privado, pero ahora aprovecho para hacerlo de nuevo. Son fantásticos. 

El grupo fue el origen de todo. A partir de ahí fuimos organizándonos para poder hablar con otros militantes. Yo era la candidata más desconocida, así que el primer reto era darme a conocer. Ahí empezaron las comidas, cafés y llamadas a los militantes. En esta parte de la campaña, tuve impresiones muy desiguales: la militancia es muy variada!. Hay personas con las que tienes un enganche inmediato y otras en las que ves que tu mensaje no termina de calar. Esto siempre es una tentación para convertirte en una persona diferente dependiendo de con quién estés, pero yo he intentado ser siempre fiel a mí misma y a los principios que mi equipo y yo habíamos establecido para la campaña.

  Lo que resaltaría es el esfuerzo, no solo mío, si no también de la otra candidata. Ese trabajo,  ese interés por ganarse a la gente mejor que otro creo que es un ejercicio fundamental para cualquier ente político por dos razones principales:

 – La primera es que el candidato queda legitimado de verdad. Desgraciadamente estamos demasiado acostumbrados a la política de la consigna de voto, que anula la libertad y la capacidad de pensamiento crítico del militante. En este sentido quisiera dar la enhorabuena a Carmen, que es la primera Secretaria General de PSOE Bruselas que ha ganado en las urnas después de una campaña real. 

– La segunda es que aumenta el nivel de responsabilidad del político con respecto su militancia, ya que no basta con ganar en las urnas. Después hay que demostrar que uno es capaz de llevar a cabo lo prometido. Es decir, hay que demostrarle a la gente que hizo la elección correcta. 

P:. ¿La gente ha comentado que su programa era muy completo. Algunos lo tachan de innovador. Cómo se gestó el programa?  

Bueno, no sé si se puede “tachar” algo de innovador. En todo caso se “considera” innovador.

El programa se gestó a lo largo de la campaña, a través de las aportaciones de mi equipo de campaña y yo, así como de las aportaciones de los propios militantes con los que hablaba. Muchos de ellos compartieron conmigo sus intereses, sus expectativas y sus críticas sobre la agrupación y eso me ayudó a configurar una planificación de actividades con el objetivo final de que la agrupación fuese un poco más de todos. 

En mi experiencia como militante en PSOE Bruselas durante el mandato anterior, había un tema recurrente que era que siempre estábamos los mismos y había una queja constante sobre la falta de implicación. Pero yo sobre eso tenía mi propia lectura: si no se implican es porque hacemos cosas que no les interesan o de un modo que no les interesa. Creo que no se puede responsabilizar al militante de no participar. En el mejor de los casos es una responsabilidad compartida. Por eso cuando hicimos el programa incluí sensibilidades que hasta ahora habían quedado excluidas de la parrilla de actividades. El objetivo último: hacer que la agrupación fuese realmente de todos. 

En cuanto a lo de innovador, obviamente, uno de nuestros principios era aportar ideas nuevas, porque para hacer lo mismo, no nos hubiésemos presentado. De todos modos, recogíamos también  iniciativas anteriores en las que habíamos trabajado ya y que seguían teniendo adeptos o ideas que ya habían surgido pero que al final, por una razón o por otra, no se habían podido llevar a la práctica. 

Si se dice que es innovador es porque todos retenemos más  las cosas que más nos sorprenden y en ese sentido estoy contenta de haber captado la atención de la gente. No hay nada peor que ir a una asamblea y aburrirse. 

P: Dijo Simón Bolívar que el arte de vencer se aprende en la derrota, aunque los hay que dicen que el que no se consuela es porque no quiere. ¿Cómo ha vivido su derrota en las urnas? 

Pues en este caso creo que se ajusta más a la realidad Simón Bolívar que la sabiduría popular y creo que he aprendido muchísimo de la derrota. Puede parecer un poco exagerado, pero unas elecciones tienen algo de catártico. Es una experiencia muy fuerte. 

La noche de la Asamblea estás al doscientos por cien. Recuerdo con muchísima intensidad cada una de las palabras, de los gestos, de los movimientos.

 A lo largo de la Asamblea hubo momentos divertidos, emotivos, ilusionantes… y otros momentos absolutamente ingratos. Pero creo que eso es un ejercicio de honestidad: ahora todos los militantes nos conocemos un poco mejor y cada cual, según lo que aportó a la Asamblea, contará con un reconocimiento mayor o menor del resto. 

En el momento en que se anuncia el resultado y supe que había perdido, lo primero que pensé es en toda la gente que me había apoyado. En  todo lo que habíamos luchado, lo que habíamos trabajado… Sabes que la democracia es así y aceptas el resultado, aunque no deja de tener un punto de tristeza.

Después  las felicitaciones, saludos….Aquella noche fue larguísima: luego nos fuimos por ahí de copas, al centro de Bruselas. 

Según va pasando el tiempo asumes que has perdido y te haces a la nueva situación. En realidad todos sabíamos que podíamos ganar o perder. 

En cualquier caso ha sido una experiencia muy positiva. Creo que hemos logrado muchas cosas: proyectos interesantes, despertar ilusión en mucha gente, fomentar los lazos con los militantes…. todo eso no lo cambia la derrota. 

P: ¿Por qué cree que  la militancia votó por la candidatura de Carmen Madrid y no por la suya? 

Hubo 14 votos de diferencia, es decir que la pregunta es por qué hubo 14 personas que votaron por ella y no por mí. Y la respuesta es que cada una de esas 14 personas tiene un millón de razones legítimas para hacerlo.

Desde el principio ella era una candidata muy sólida: era más conocida entre la militancia, tiene más edad, más experiencia, ha ocupado otros cargos dentro del partido con los que ha conseguido un cierto nombre…. Y esos son factores que pueden pesar mucho a la hora de hacer una elección. 

Nuestra campaña estaba muy basada en actividades, proyectos y trabajo de equipo. Hubo a los que les gustó y otros que estaban acostumbrados a proyectos más personalistas y entre los que tuvimos menos calado.

Estas son pinceladas que barajamos en nuestro análisis de resultados posterior a la Asamblea, pero  claro, las posibilidades son infinitas.

 P: Nunca se había visto a tantos militantes juntos en una asamblea. La militancia se movilizó y el pasado 7 de noviembre hubo más de 60 personas cuando la media de una asamblea son 22. ¿Tienes algún mensaje para los que vinieron a esta asamblea y no han venido a otras? 

Está claro que mucha gente que no se acerca nunca a la agrupación vino a votar.  Sería fantástico que estuviesen en todas las asambleas futuras y que participasen, aunque no sé si volveremos a ver un lleno como el del día 7. Lo que está claro es que si han venido por una motivación (votar) podrían venir por otra. Ahí radica uno de los trabajos del nuevo comité, motivar a la gente.

Mi mensaje para ellos es una invitación a la asistencia.

 P: ¿Cómo ves el futuro de la agrupación? ¿Podemos contar contigo?

Pues para la agrupación veo un buen futuro. Creo que Carmen será una Secretaria General extraordinaria, que se ha ganado a pulso el puesto que tiene.

 Además la agrupación está en un buen momento. Hay un número de militantes importante, tiene recursos, se acerca un periodo electoral importante que dará pie a varios actos…. Si, creo que el futuro será positivo. 

En cuanto a mí, que haya perdido no significa que me haya ido a ningún sitio. Esta sigue siendo mi agrupación. Ahora hay que ver las iniciativas de este Comité y por supuesto en la medida en la que me sienta a gusto, motivada e interesada por las mismas, colaboraré de igual manera que colaboré con el Comité de Antoine Quero. 

Durante la campaña e incluso después de la Asamblea se ha hablado muchísimo de la participación, pero de la participación de los demás y en concreto de muchos de los que me apoyaban. Una de las cosas más negativas de esta campaña ha sido el paternalismo con el que se ha tratado este tema. He recibido mensajes constante del tipo: “Pase lo que pase hay que participar, porque si no…” y entonces venía un juicio: seréis irresponsables, malos militantes, la agrupación se hundirá….  En fin, una serie de predicciones un tanto agoreras. Creo que el socialismo debe ser acogedor y pasa por “invitar” a la gente a participar y crear el entorno adecuado para ello. No creo que nadie tenga la autoridad moral para decirle a otro en qué condiciones tiene que participar,  con quién o cuándo.  Hay que respetar la libertad de cada uno. Y sobre todo empezar los juicios por uno mismo. 

Tengo una anécdota muy ilustrativa: para uno de los números de Progres@ hace meses pedimos un pequeño artículo a un especialista en un tema, que pertenece a la agrupación, bien, la respuesta fue que  escribía en medios internacionales y que no veía factible escribir en nuestra revista, Progres@. Puedes creer que esa misma persona después de la Asamblea vino a decirme a mí  lo importante que era participar?.

 Ya sabes, consejos vendo y para mí no tengo. 

P: Dicen que te  ofrecieron un puesto en el Comité y que no lo aceptaste.

Es cierto. Fue el mismo día de la Asamblea. Carmen estaba configurando su equipo y me ofreció un puesto, sin especificar cuál. Y no lo acepté. Y hoy volvería a no aceptarlo.

 Las razones por las que no lo acepté se las dije en ese momento a Carmen y son válidas también ahora: no conocía su proyecto ni las personas que integraban el equipo, ni lo que pensaban hacer, pero además me parecía una falta de respeto para las personas que me habían apoyado y hacia mí misma, que media hora antes estaba presentando un proyecto que no fue el elegido y en el que creía profundamente.

Es una cuestión de principios.

  P: ¿Qué opinión te merece el nuevo Comité? Me gustaría que comentases en concreto la elección de la nueva Secretaria de Organización y su pasado en el Partido Popular, que ha salido estos días en la prensa.

 Te puedo dar mi opinión sobre cada uno de sus miembros, porque como Comité no sé aún cómo van a funcionar puesto que no llevan ni un mes en el cargo. Algunos de ellos ya estaban en el comité anterior y trabajaron bien con Antoine. Luego hay otros bastante nuevos que yo apenas conozco, así que no podría darte una opinión. Yo voté a favor del equipo en la Asamblea. Creo que hay que dar márgenes de confianza.

 En cuanto a Isabel Torné,  me sorprendió mucho que fuera nombrada Secretaria de Organización. Yo era de las pocas personas que sabían que había estado en el gobierno de Aznar, porque me lo dijo ella misma en un café durante la campaña.

Me parece una elección bastante arriesgada por parte de Carmen por dos razones: por su pasado en el Partido Popular y porque lleva menos de diez meses militando en el PSOE. Es llamativo y de ahí que lo recogiera la prensa. 

Los cambios de chaqueta no gustan porque generan desconfianza. Y la desconfianza se puede paliar con tiempo: cuando has demostrado que has cambiado de opinión y que ahora tienes un compromiso sincero con el otro partido, pero Isabel Torné no ha tenido ese tiempo. La Asamblea en la que fue elegida era, posiblemente, la primera a la que asistía. Esto es bastante anómalo.

 Soy partidaria de abrir la agrupación a todas las personas que quieran ser militantes de base. Para los cargos, creo que hay que ofrecerlos y aceptarlos con prudencia.

 P: ¿Sabes que circula el rumor de que tú también le ofreciste un puesto en tu comité?

¿A Isabel Torné?? Eso me da risa.

Me tomé con ella un café durante la campaña y le hice, como a todos los demás, un montón de preguntas sobre cómo, cuándo y cuánto le gustaría participar en la agrupación. De ahí a que le ofrecí un cargo…. la verdad no sé de dónde ha podido salir eso. 

En cualquier caso no entiendo tampoco el sentido de ese comentario. ¿Para justificar su nombramiento?. 

Sí hay dos personas, dos hombres,  que están ahora en el Comité de Carmen y a los que yo sí que les ofrecí un lugar en mi comité. Les llamé y hablamos en detalle de cuáles serían sus funciones y responsabilidades y  todo ello después de haberlo consultado con mi jefa de campaña, claro.  

 P:  ¿Qué opinión te merece Carmen Madrid?

Carmen me parece una persona muy válida y estoy segura de que hará un buen papel como Secretaria General. Yo he trabajado con ella varios años en la agrupación y uno un poco más intensamente en temas de PSOE Europa y sé que es una persona que se crece ante las dificultades, con mucho tesón y que le ha dedicado mucho tiempo y esfuerzo al partido.

Me gusta mucho de ella que todo le interesa y que se tome interés por todo. Admiro su capacidad  participativa. 

También me gusta que es una persona que se cuestiona a sí misma; es decir, lo opuesto a la prepotencia. Y, desde luego, puede llegar a ser muy divertida. He pasado muy buenos ratos con ella. 

P:. También los habrá habido malos…

Pues… la verdad que muy muy pocos. En serio. 

P: ¿Cuáles crees q son los grandes desafíos a los que se enfrenará la ejecutiva entrante?

Ofrecer actividades interesantes a la militancia que hagan posible su participación, mantener una actitud integradora con todos,  demostrada con hechos, no con palabras. 

Tener más y mejor comunicación con la militancia; Esforzarse por traer nuevos militantes; Dar espacio a iniciativas de los militantes, y cuando digo “dar espacio” no significa esperar que tapen los huecos, sino dar apoyo y autonomía para que la gente realice proyectos.

 En la medida en la que esto se conjugue con una cierta empatía con los militantes, seguro que tendrán éxito.

 P. ¿Qué libro estás leyendo ahora?

Justo he terminado “Los hombres que no amaban a las mujeres”, de un escritor sueco que se llama Stieg Larsson.

Yo hice un erasmus en Suecia y parte del libro sucede en Estocolmo, así que me he paseado -literariamente hablando-  por lugares del pasado.

 Es sobre un misterioso asesinato que ocurrió hace más de 30 años. Entretenido si quieres una lectura  sin demasiadas complicaciones. Muy apropiado para evadirte después de largas jornadas… por ejemplo… cuando estás en campaña!

 Patricia Lamas Sánchez

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Opinión

Una respuesta a ““Las elecciones hacen que aumente el nivel de responsabilidad del político con respecto su militancia, ya que no basta con ganar en las urnas. Después hay que demostrar que uno es capaz de llevar a cabo lo prometido”

  1. Ana Villamediana

    Virginia,

    Yo te felicito aunque perdieras porque el haberte arriesgado a presentarte y al haber movilizado a tanta gente y tener un plan tan innovador, para mi eso tiene todo el valor del mundo.

    La proxima vez sera y yo te ayudare.

    Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s