Solución a la crisis belga?


 El debate sobre la reforma del estado sigue dominando la agenda política belga. Aunque no haya sido verdaderamente un elemento de la campaña de las elecciones de junio 2007, Leterme se había perfilado antes en la oposición como el candidato que verdaderamente representaba los intereses flamencos. Esta imagen se veía fortalecida por su alianza con los nacionalistas. El deseo inicial de Leterme de mantener alta esa imagen causó en gran medida la crisis institucional posterior a las elecciones.

Tras las dificultades en la formación del gobierno de Leterme y el fallido intento de dimisión en julio pasado, la única solución viable al bloqueo institucional belga estaba en la búsqueda de una nueva mayoría gubernamental. Esto significaba en primera instancia retirar los nacionalistas flamencos de la actual mayoría y a la vez romper la alianza en la que se encontraban con los demócratas cristianos flamencos.

Precisamente eso es lo que acaba de ocurrir con la negativa de los nacionalistas flamencos a seguir apoyando el actual gobierno federal y con la dimisión del ministro nacionalista del gobierno regional flamenco.

Inicialmente lanzado como propuesta para relanzar las negociaciones sobre la reforma del estado, el diálogo de comunidad a comunidad terminó exportando la crisis latente del gobierno federal al gobierno regional flamenco.

Ahora las cosas quedan claras: los nacionalistas flamencos están en la oposición tanto al nivel federal como al nivel regional.

Pero la oposición de los nacionalistas debilita el presidente del gobierno federal. Con estos, el gobierno de Leterme contaba con mayoría entre los diputados flamencos en el parlamento federal. Sin ellos, Leterme ya no la tiene. Aunque no tenga consecuencias institucionales, sí las tienes simbólicas. Pues deja al “verdadero” representante de los intereses flamencos sin apoyo político mayoritario de los flamencos que supuestamente pretendía representar.

Por otro lado abre también perspectivas: eliminando esta ala radical de las negociaciones sobre el futuro de Bélgica ahora sí pudiera haber una solución al problema belga.

José Gavilán

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Opinión

Una respuesta a “Solución a la crisis belga?

  1. César

    En términos democráticos el “problema belga” carece de soluciones previsibles en razón de la existencia de una barrera lingüística cerrada a cal y canto por unos medios de comunicación y sistemas educativos distintos y cada vez más distantes. Por ello, actualmente coexisten en un mismo Estado dos opiniones públicas divergentes en casi todas las cuestiones relevantes.

    En las elecciones federales de junio 2007, mientras que en el sur los liberales superaban por vez primera a los socialistas en su feudo valón, por el contrario en el norte, una coalición que agrupaba a la vieja formación nacional-católica flamenca (antes CVP ahora CD&V) y los independentistas de la NVA encabezada por Leterme ganaba claramente. Su ambición central se resumía a una enésima reforma del Estado cuya amenaza para la supervivencia del Estado y sus instrumentos vitales (seguridad social,..) es cada vez más evidente para la opinión francófona.

    Recordemos que tras la conquista de la autonomía lingüístico-cultural y regional en los años 60 y 70, hace una generación la consigna era del regionalismo al federalismo, hoy se propone pasar del federalismo al confederalismo y mañana se auspiciará la constitución de dos entidades estatales unidas cual siamesas por una cabeza, Bruselas, demográficamente hidrocefálica y políticamente paralítica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s