Transgénicos: El Debate Interminable


El tema de los transgénicos lleva varios años de actualidad sin que el debate generado presente signo alguno de aplacarse. Al contrario, la discusión se agudiza. Por un lado tenemos a las grandes empresas (Monsanto, DuPont, Syngenta, Bayer, BASF, Dow) junto con otras empresas más pequeñas y muchas universidades y centros de investigación que están desarrollando nuevos productos transgénicos (maíz, soja, colza, remolacha, patata, arroz, papaya, algodón, etc.). 

Por otro lado tenemos a organizaciones ecologistas, de consumidores, de agricultores europeos, políticos, e incluso algunos investigadores que denuncian constantemente posibles riesgos para el medio ambiente, destruyen cultivos y ensayos de campo, y presionan a los políticos para que no autoricen ni un solo producto transgénico en base al ‘principio de precaución’. 

Dado el nivel de conocimiento que tengo sobre esta cuestión, y en concreto sobre los numerosos y detallados estudios realizados para evaluar y demostrar la seguridad de algunos de estos productos transgénicos, no puedo permitirme el lujo de tener una posición neutra o imparcial sobre este tema.  

En mi opinión, la biotecnología, es decir, la herramienta que permite la producción de transgénicos, nos permite aprovechar nuestros conocimientos sobre el funcionamiento íntimo de la naturaleza, es decir sobre la producción de ciertas proteínas a partir de la secuencia del ADN, para así introducir cambios que permitan que nuestros cultivos se defiendan por sí mismos de las plagas que les atacan, que sean tolerantes a herbicidas, que produzcan una mayor cantidad de ciertos ácidos grasos, vitaminas o minerales, o que puedan crecer en terrenos acuciados por la sequía, entre una larga serie de posibilidades. 

Aunque también es cierto que no voy a defender cualquier transgénico por el mero hecho de serlo. Soy partidario acérrimo de que sean sometidos a una evaluación exhaustiva de su seguridad, tal y como se ha hecho hasta ahora con todos aquellos productos transgénicos autorizados en la UE y en muchos otros países de la OCDE. De hecho, existen unas recomendaciones tremendamente estrictas sobre cómo se deben realizar estas evaluaciones: la FAO, el Codex Alimentarius, la OCDE, la UE y muchos otros países han publicado esas recomendaciones y su legislación es tan estricta que muchos expertos hablan de los transgénicos como los productos agroalimentarios más estudiados y por lo tanto más seguros que jamás hayan existido. 

La realidad confirma esta afirmación sin lugar a dudas. Desde 1996 y hasta 2006, se han cultivado en todo el mundo más de 525 millones de hectáreas ‘acumuladas’, es decir una superficie que equivale a más de la mitad de toda Europa. Precisamente en Europa se han cultivado ya casi medio millón de hectáreas acumuladas desde 1998, siendo España el primer país productor de maíz transgénico de la UE.

De todas formas, es todavía muy poco ya que el porcentaje de maíz transgénico en toda la UE es solamente del 1 por ciento del total del maíz cultivado, en otros países como Argentina, llega ya al 80%. Y otros cultivos que todavía no se han autorizado en la UE alcanzan proporciones enormes en otros países: un 100% de la soja es transgénica en Uruguay y Argentina, un 80% del algodón en Australia, un 80% de la colza en EEUU. Es decir, en estos diez años se han producido, y consumido, miles de millones de toneladas de productos transgénicos.

Y sin embargo, no se ha producido ni un solo caso de intoxicación alimentaria, ni de alergia, ni en humanos ni en animales. Tampoco se ha demostrado ningún caso de efectos tóxicos en otros organismos que no sean las plagas de insectos que atacan a los transgénicos del tipo “Bt”, llamados así por las iniciales del microbio Bacillus thuringiensis, utilizado en agricultura convencional y orgánica y del que se han extraído los genes adecuados para que las plantas se defiendan de esas plagas.

El posible efecto en los organismos no-diana es verdaderamente insignificante, sobretodo si se compara con los efectos que tienen los productos insecticidas que se utilizan en la agricultura (convencional o no) y a los que los transgénicos tienden a sustituir.  Es más, el cultivo de transgénicos acarrea beneficios para el medio ambiente, la salud humana y animal y para la sociedad.

Un ejemplo, el número de mariposas monarca en Méjico y Estados Unidos se ha disparado, probablemente por la reducción drástica en la utilización de productos pesticidas sobre el maíz Bt cultivado en EEUU, que es un 35% del total cultivado en ese país. Otro ejemplo, el cultivo de soja transgénica en Argentina ha acarreado un beneficio económico de 19 mil millones de dólares. ¿Qué sociedad puede permitirse el lujo de rechazarlos? Solamente la rica Europa, pero ¿por cuánto tiempo? La percepción en una gran parte del público europeo es sin embargo que algo pasa, o va a pasar, o podría pasar, o que se nos oculta información.

El por qué de esta situación es lo que me gustaría discutir, entender y solucionar. Pero supongo que antes de llegar a esa discusión última habrá que aclarar muchas dudas y responder a muchas preguntas. Me ofrezco por tanto a intentar contribuir en la medida de lo posible a un debate sobre los transgénicos y su seguridad, siempre en base a los datos existentes, y procurando no caer en la especulación y desde luego sin fomentar el miedo irracional a todo lo nuevo por el mero hecho de serlo. 

Angel Fuentes es Doctor en Biología Molecular por la Universidad de Reading (Inglaterra) y tiene un Master en Biotecnología de Alimentos de la Universidad de Oviedo, donde realizó su carrera de Biología Fundamental. Trabaja desde 1999 en la preparación de informes sobre maíz y soja transgénicos que son evaluados por la Comisión Europea, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y otras agencias de bioseguridad de los 27 Estados de la UE.

 

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo Opinión

6 Respuestas a “Transgénicos: El Debate Interminable

  1. Me ha parecido muy interesante este artículo. Sin duda, las cosas no son buenas ni malas de por sí, sino cómo se utilicen, y sin duda, nos queda mucho que aprender… Gracias a artículos como éste se nos deberían quitar algunos miedos.

  2. MMM

    Acabo de leerlo. Me ha parecido muy interesante. Quiero hacer una pregunta y algún comentario.
    En primer lugar, la pregunta: ¿Qué es la mariposa monarca?
    Segunda, los comentarios. Hay un aspecto que no comentas y que a mí me parece que está en la base de algunas o bastantes posiciones contrarias a los transgénicos: la cuestión de las semillas. Al no poder reproducirse los organismos modificados genéticamente, es preciso recurrir continuamente al fabricante de las semillas, con lo que éste tiene el control de la producción y de la siembra, tiene, pues un “arma” poderosa en sus manos. En definitiva, se trata de un monopolio casi total, pues está en muy pocas manos.
    Otra cosa, cuando estuve en Uruguay y Argentina oí opiniones muy contrarias a los trasgénicos, especialmente la colza argentina. Uno de los argumentos es que las grandes corporaciones han comprado, o están haciéndolo, miles de hectáreas de tierra a los agricultores para sembrar colza modificada, lo que enseguida expulsa a esos agricultores sin tierra del campo hacia la ciudad y ya sabemos qué se se pueden encontrar en las ciudades especialmente en un país que apenas está saliendo de la grave crisis de hace unos años.
    Además, decían, los cultivos de los campos vecinos a los de colza acaban viéndose afectados por ésta, pues el viento, cosa que no entendí, dispersa sus semillas y perjudica a los cultivos, digamos “transgenizándolos”. ¿Qué hay de cierto en esto?
    Gracias.

  3. Respuesta a MMM

    Respuesta a la primera pregunta de MMM: La mariposa monarca tiene el nombre científico de Danaus plexippus (L.). Es una especie migratoria de colores muy llamativos, que habita principalmente en América, desde Perú hasta Canadá, pero que también ha empezado a colonizar otros continentes desde el siglo 19. En Europa, esta mariposa se puede observar en las Islas de las Canarias, Azores y en Córcega, y también en el Sur de Portugal, España y Francia.

    Se ha hecho muy famosa al hablar de transgénicos desde que en 1999 un científico de apellido Losey observó que bajo condiciones de laboratorio muy ‘artificiales’ las larvas de monarca obligadas a consumir polen de maíz Bt crecían más lentamente o incluso morían. El polen contenía la proteína Cry1Ab, una de las proteínas de tipo Bt que se expresa en algunos cultivos transgénicos para que la planta se pueda defender de las larvas de algunos insectos cuando se ceban en la planta. Es la proteína que produce el maíz Bt que se cultiva en España, y conocido como MON810. Sin embargo, se ha demostrado que lo que ocurre en el laboratorio no ocurre fuera del mismo y por varias razones: porque las mariposas prefieren no alimentarse de polen cuando están en libertad; porque se tendrían que comer mucho polen para que les afecte; porque las plantas producen polen solamente durante unos días; porque el polen se dispersa y no se concentra justo donde las larvas de mariposa se alimentan; y porque el polen, y con él la proteína Cry1Ab, se pudre muy rápidamente.

    Segunda: Todos los transgénicos que se cultivan en la actualidad son perfectamente fértiles. Si no lo fueran no producirían polen y no hablaríamos del caso de las mariposas monarca, o no hablaríamos de ‘transgenización’ de otros cultivos (y conste que prefiero el término que te has inventado antes que el de ‘contaminación’). En cualquier caso, hay mucha competencia en el sector de producción y venta de semillas, y empieza a haberla en el sector de la biotecnología, con lo que la solución a mi entender es más transgénicos por más empresas e instituciones públicas y privadas, en más países, y que los agricultores tengan mucho más donde escoger a precios inmejorables y con calidad y seguridad garantizadas por las autoridades.

    Tercera: Sobre el tema que dices de expulsar a agricultores de sus fincas etc. no tengo información alguna y no puedo opinar. Si acaso preguntarme en voz alta ¿si eso está ocurriendo tiene algo que ver con los transgénicos que ‘acaban de llegar’ al sector agrícola, o se debe a otras razones y ya estaba ocurriendo desde mucho antes? Y también me quiero remitir a mi artículo donde resalté la importancia económica que tienen los transgénicos para las sociedades más desfavorecidas, donde producir un poco más de grano con menos gastos en productos químicos puede representar la diferencia entre sobrevivir o morirse de hambre.

    A la cuestión sobre la ‘transgenización’ respondo en otro momento.

  4. Respuesta a MMM (cont.)

    Contaminación o ‘transgenización’

    Para empezar, la palabra contaminación tiene una connotación de suciedad y peligrosidad que no se corresponde para nada con las características de los cultivos transgénicos autorizados. Ya he dicho que son los cultivos más analizados que existen, y con ello quiero subrayar que son totalmente inofensivos, e incluso beneficiosos, para el medio ambiente y la salud de los consumidores. Por lo tanto, me parece imposible que algo inocuo pueda llegar a contaminar cualquier otra cosa.

    Si se hablase en términos de mezcla o presencia de granos o semillas de un transgénico conseguiríamos empezar con mejor pie este aspecto del debate.

    Como ya he dicho en mi respuesta anterior, es evidente que el polen de los cultivos transgénicos se comporta de un modo natural, es decir como el de las plantas no transgénicas, a las que puede fecundar dando lugar a granos o semillas transgénicas. Pero, si estamos hablando de un cultivo transgénico que ha sido debidamente autorizado y por lo tanto no tiene riesgo alguno para la salud ni para el medio ambiente, ¿qué importancia debe darse a la presencia de algunos granos transgénicos entre miles o millones de granos no-transgénicos? Al menos desde el punto de vista sanitario no tiene importancia alguna, y para el medio ambiente tampoco.

    Otra cosa es que desde un punto de vista legal/comercial haya que etiquetar todos los alimentos que contengan más de un 0.9% de transgénico ya que existe una normativa en la UE que obliga a hacerlo así. Pero este etiquetado no se debe a razones sanitarias, sino puramente para informar al consumidor del contenido de ingredientes derivados de una planta modificada genéticamente.

  5. JG

    Hace algún tiempo apareció en el publico un articulo de un eurodiputado (romeva) sobre los transgénicos.
    Hizo afirmaciones que me sorprendieron mucho como:

    * “La prueba más reciente es el Consejo de Ministros de Agricultura del pasado 26 de septiembre, donde España votó a favor de tres nuevos productos transgénicos en los que existen serias dudas sobre su seguridad general.”

    * “El maíz transgénico ha contaminado ya cultivos de maíz convencional y ecológico (por ejemplo en Cataluña, Aragón y Castilla-La Mancha).”

    * el propio Gobierno reconocía que en el año 2005 en España se sembraban variedades de maíz transgénico (Bt176) cuya comercialización está prohibida por la UE desde diciembre de 2004.

    Haciendo la relación con tu articulo, veo que has retomado algo sobre los ‘bt’ y sobre el reconocimiento de transgénicos, pero no sobre la temática de la “contaminación” de cultivos. No se si le pudieras incluir algo sobre este tema.

    un saludo

  6. Respuesta a JG

    Es cierto que España votó positivamente la autorización para el consumo humano y animal de tres productos transgénicos el 26 de Septiembre pasado. De hecho había votado positivamente también sobre los mismos productos el día 8 de Junio, siempre siguiendo las recomendaciones resultantes de las evaluaciones realizadas por los expertos de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AESA). Me consta que todos estos productos fueron sometidos a unos exámenes extremadamente exhaustivos y que no cabe duda alguna sobre su seguridad, por lo que no veo en qué datos o supuestos se ha podido basar este eurodiputado para criticar la postura española.

    El tema de contaminación ya lo he respondido anteriormente, pero quisiera añadir que durante estos años los problemas de coexistencia han sido verdaderamente la excepción.

    Cuando EFSA publicó en Abril de 2004 que no se debería utilizar resistencia a ampicilina en cultivos transgénicos, se decidió que el maíz Bt176 se fuese dejando de plantar gradualmente. Si no recuerdo mal, ese periodo concedido fue de varios años, con lo que la empresa correspondiente, Syngenta, en realidad se adelantó y dejó de vender ese tipo de maíz Bt176 en 2005 y así se lo confirmó a la CE en Septiembre de ese mismo año. Asimismo, la CE publicó recientemente (el 25 de Abril de 2007) una decisión por la que se autoriza la presencia de trazas (es decir, de hasta un 0.9%) de ese tipo de maíz Bt176 en piensos y alimentos por un periodo de 5 años más. El tema de resistencia a antibióticos ha sido muy debatido entre los científicos, ya que muchos piensan que el problema radica en que se usan cantidades enormes de antibióticos con el ganado de forma ´preventiva´ para que no se pongan enfermos y engorden antes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s