Pablo Iglesias


pablo-iglesias-2.jpgpablo-iglesias-2.jpgpablo-iglesias-2.jpgpablo-iglesias-2.jpgpablo-iglesias-2.jpgpablo-iglesias-2.jpg

 pablo-iglesias-2.jpg  “Sois socialistas no para amar en silencio vuestras ideas, ni para recrearos con su grandeza y con el espíritu de justicia que les anima, sino para difundirlas, para llevarlas a todas partes, para hacer que penetren en los cerebros de los muchos asalariados que todavía no las profesan”

Tal día como hoy (18 octubre) nació, hace ciento cincuenta y siete años, en El Ferrol, La Coruña, Pablo Iglesias, fundador del Partido Socialista Obrero Español y de la Unión General de Trabajadores. 

Su infancia transcurrió en Galicia, hijo mayor de una familia de dos hermanos, humilde, en la que su padre, Pedro Iglesias trabajaba para el Ayuntamiento Municipal (quizá en esto ya encontremos el germen inicial de su interés por la Res Pública).

Cuando falleció su padre, Pablo contaba solamente con nueve años y se vió obligado a marchar, junto con su madre y su hermano menor, a Madrid. Corría el año 1859, momento en que España es una potencia de segunda fila que, no obstante, se embarca en proyectos internacionales: guerra en Marruecos (1859-1860), que amplía el territorio de Ceuta y Melilla (españolas desde el siglo XVI); participa en la conquista de Indochina junto a Francia y en la aventura del “Imperio Mexicano” de Maximiliano junto a Inglaterra y Francia. Asimismo, nuestro país se embarcará en una aventura absurda en aguas del Perú (guerra del Pacífico).

Momentos, sin duda, de agitación. Su madre se ve obligada a mendigar y al no poderse hacer cargo de sus dos hijos, éstos entrarán en un orfanato, del que varias veces Pablo se escapó para visitarla, hasta que finalmente, cuando tenía doce años, lo abandonó  y comenzó a trabajar en una imprenta.

Compaginaba su trabajo con clases nocturnas, y fue de ese modo como comenzó a estudiar francés, idioma que posteriormente le serviría para tener acceso a libros que no estaban publicados en español.

Poco a poco fue teniendo mayor interés por asuntos relacionados con la opresión y dificil situación de los proletarios, y gracias a su dominio de la lengua francesa, pudo estudiar distintos documentos de filósofos y demás ideólogos franceses de primera mano. Se especializó en su trabajo, y con dieciocho años sufrió su primer despido debido a su participación en una huelga.

Comenzaron los problemas, las detenciones, hecho que coincidió con la muerte de su hermano por tuberculosis. Fue un momento duro, de reflexión. 

Con la llegada de la Constitución de 1869 la Asociación Internacional de Trabajadores desarrolló una serie de conferencias en las que Pablo participó activamente, para posteriormente formar parte de la sección de tipógrafos de la Federación Madrileña de la Internacional.

 Posteriormente pasó a participar en el Consejo Federal de la Región Española, y fue precisamente en este momento cuando conoció a Laura Marx y al marido de ésta, Paul Lafargue quienes llegaron a España huyendo de la represión que sufrían en Francia por haber participado en la Comuna de París. De sus conversaciones, nació el primer artículo de Iglesias, en la revista “La Solidaridad”, titulado “La Guerra”.Sería el inicio de su larga carrera como articulista y escritor. Unos años después se produjo la ruptura entre los marxistas y los anarquistas, y fue en este momento cuando Pablo comenzó a formar parte de la primera organización socialista relevante: “La Asociación General del Arte de Imprimir”, donde fue presidente durante más de diez años. Precisamente aquí se comenzó a preparar, de manera clandestina, la creación de un nuevo partido obrero, que finalmente vio la luz el 2 de mayo de 1879 con el nombre de Partido Socialista Obrero Español. La fundación tuvo lugar en una conocida taberna en Madrid, Casa Labra, y en ella estuvieron presentes un zapatero, dos joyeros, un marmolista, un doctor en ciencia, cuatro médicos y dieciséis tipógrafos. Hoy en día puede leerse en ese mismo lugar el nombre de cada uno de ellos, conmemorando el día tan señalado. Años después, durante el lento proceso de asentamiento del Partido, nace “El Socialista”, que solamente detuvo su tirada durante el periodo comprendido entre 1913 y 1915, y que se mantiene activo hasta nuestros días, esta vez, claro está, también utilizando las nuevas tecnologías: www.elsocialista.es Fue en 1888, pasados casi diez años de la fundación del PSOE, cuando la Unión General de Trabajadores vio la luz, y en la que Iglesias tuvo el papel fundamental. En 1890 tuvo lugar la primera celebración del Primero de Mayo, y una multitud salió a la calle en una manifestación donde Pablo Iglesias se encargó de hacer llegar al Gobierno las reclamaciones de la reforma legislativa, donde son de resaltar la reducción de la jornada laboral a ocho horas, así como la prohibición de emplear a niños en el trabajo. Ese mismo año, en el Segundo  Congreso del PSOE se tomó la decisión de participar en las elecciones, y de éstas, resultó elegido Concejal de Madrid, junto a Largo Caballero y García Ormaechea. Durante este periodo se inauguró la Casa del Pueblo de Madrid, y al año siguiente, como consecuencia de la represión por la Semana Trágica de Barcelona, Pablo Iglesias fue detenido. Una vez más. Es de señalar que en ninguna de las ocasiones pidió indulto. Desde 1910 fue el primer diputado socialista que ocupó un escaño en el Parlamento Español, lugar que mantuvo hasta sus últimos días, y donde solamente se ausentaba por motivos de salud. Diez años después, en 1921 tuvo lugar la Tercera Internacional, fundada por Lenin, y donde Iglesias se opuso a que el PSOE formase parte. Fue en este momento cuando se produjo una escisión en el seno del Partido. Y así fue como surgió el Partido Comunista Obrero Español, que posteriormete tomaría el nombre de Partido Comunista Español. Un nueve de diciembre de 1925, falleció en Madrid, con 75 años. Su entierro supuso una verdadera manifestación, de las más multitudinarias, y el Gobierno concedió autorización para celebrar el acto. Y tal día como hoy, inauguramos este foro, con las nuevas tecnologías, recordando los inicios, y manteniendo el espíritu y las bases bien asentadas, para continuar con el proyecto socialista. Esta vez, en estas líneas, desde Bruselas.

Fundación Pablo Iglesias 

Beatriz Talegón  

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Historia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s